5 puntos clave para optimizar un sitio web

como optimizar tu sitio web Image by pikisuperstar on Freepik

La velocidad de carga es uno de los factores más importantes tanto para el posicionamiento en buscadores como para garantizar una buena experiencia de usuario. Según el propio Google, el 53% de los usuarios puede abandonar un sitio web si éste demora más de 3 segundos en cargarse. 

La velocidad de carga, a su vez, se ve afectada por una gran cantidad de factores técnicos que van desde la optimización de recursos hasta las tecnologías utilizadas. Aunque pueda resultar un poco abrumador al principio, podríamos tener en cuenta 5 puntos clave que nos ayudarán a optimizar un sitio web sin perdernos en el proceso: 

1. Optimizar las Imágenes

Los archivos de imagen son uno de los más pesados de una página web. En muchos casos llegan a representar el mayor factor de carga. Basta ver, por ejemplo, que al navegar por una tienda online no es extraño encontrarnos con páginas que cargan decenas, sino cientos, de imágenes de productos en cada categoría de la misma.

Para agilizar la carga de las imágenes podemos optimizarlas a través de a servicios de compresión como CompressJPEG o TinyPNG. Si utilizamos Wordpres quizá nos convenga contar con algún plugin que realice la compresión on demand, como Robin o Ewww.

2. Minificar HTML, CSS y JS

Una página web, a nivel técnico, es poco más que un conjunto de recursos que el navegador descarga de un servidor y ejecuta en el dispositivo del usuario. El código fuente de estos recursos con frecuencia cuenta con elementos que no son necesarios para ejecutarlo, como por ejemplo espacios en blanco, saltos de línea o comentarios. 

La magnificación o minimización implica reducir el peso de estos recursos eliminando aquellos caracteres innecesarios. Esto puede agilizar no sólo la descarga de los archivos sino también el tiempo que demora un navegador en ejecutarlos. 

Existen diversas herramientas online que nos permiten realizar este proceso de forma automatizada. Sin embargo, si utilizamos WordPress, encontraremos más de un plugin que realizará correctamente el trabajo, ayudando a optimizar nuestro sitio web.

3. Configurar un Caché

Cuando un servidor recibe una petición por parte de un navegador, lo siguiente que hará será ejecutar la aplicación o código necesarios y devolver una respuesta. Así, es extremadamente común que esta petición se repita y que sea necesario dar más de una vez la misma respuesta, lo que implica ejecutar cada vez el mismo proceso.

La configuración de un caché permitirá, en palabras simples, guardar estas peticiones y respuestas a fin de no tener que volver a ejecutar el código necesario cada vez que se realice la misma consulta. Esto normalmente se traduce en un aumento importante de la velocidad de carga ya que el servidor tiene listo de antemano lo que el navegador está solicitando.

Al igual que con los puntos anteriores, si utilizás WordPress dispondrás de más de una opción para incorporar a tu sitio web que será tremendamente útil.

4. Utilizar sólo los recursos necesarios

Aunque parezca una redundancia si tenemos en cuenta los puntos anteriores, nunca está mal recalcarlo: optimizar los recursos que incorporamos al sitio web lo es todo. Y esto incluye también controlar qué elementos hemos incorporado a nuestro sitio y poner en tela de juicio cuáles son realmente necesarios y cuáles no. 

Es decir, ¿Realmente es necesaria esa librería que se ejecuta en una sóla animación en todo el sitio? ¿Es útil cargar 200 productos en una sóla página de tu tienda? ¿Verá el usuario los 8 slides que hay en el hero de tu home?

Aquí la norma general será el sentido común. No son pocas las veces que tenemos un sitio bien diseñado y con su tecnología optimizada, pero en donde el rendimiento sufre por excesos de este tipo. 

5. Optimizar los ajustes del hosting/servidor

Finalmente, deberemos notar que los servidores, con los que interactuamos normalmente mediante el panel de control de nuestra cuenta de hosting, cuentan con su propia configuración. Aún incluso nuestra cuenta de hosting tiene recursos puntuales asignados que necesitaremos conocer y adaptar a la aplicación que necesitaremos. 

En este punto deberemos tener en cuenta cuestiones bastante más técnicas: servidor utilizado, librerías necesarias, memoria asignada, espacio de almacenamiento, tiempo de ejecución, una correcta configuración de la base de datos, etc. En la mayoría de los casos un hosting contará con herramientas necesarias para editar estos parámetros. Sin embargo, respecto a este punto siempre te recomendaremos buscar un experto que te asista en estas tareas de configuración y pueda asesorarte correctamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comencemos tu proyecto hoy

Hablemos sobre las oportunidades para abordar tu marca

¡Contactanos!